jueves, 13 de diciembre de 2018

miércoles, 12 de diciembre de 2018

:)


Un saludo,

Yhasmina

Último día. De Popeguine (Senegal) a Barcelona (España)

Terminamos en la comisaria, pero no una comisaria cualquiera, una de las de chiste. Nos intentan estafar y por poco a estas horas aun te estaría hablando desde allí. ¿Te vienes a este ultimo día de viaje en Senegal?

Pasamos la mañana tranquilamente en la playa, yo sentada leyendo en una roca y Quim haciendo ejercicio en la orilla.

A medio día salimos del lugar en el que nos hospedamos, camino al aeropuerto en Dakar. En el taxi observo unos de estos coches desde dentro, quizás sea el ultimo que vea en este viaje, y lo cierto es que a parte del pelo de cabra colgando de los bajos del coche en la parte trasera, no comprendo muy bien esa costumbre tan difundida de recubrir salpicaderos y volante con una tapicería de pelo, como un peluche.

Llegamos al aeropuerto. El aeropuerto esta situado fuera de Dakar, supongo que llegaron en su momento a la conclusión de que resultaba mas fácil sacar el aeropuerto de la capital, que ponerlo dentro y arreglar la ciudad para dar así una mejor visión al mundo y no tan caótica.

Vamos con tiempo, por que queremos ver si en el aeropuerto nos indican dónde podemos poner la denuncia por el móvil que nos robaron el segundo día de viaje en Dakar, pues tendrá que cubrirlo el seguro de viaje, y si no presentas tu denuncia, nada te va a pagar. Nos dicen que la comisaria esta a unos 2 km del aeropuerto y que pera llegar hay que tomar un taxi, así que eso hacemos, tomamos uno.
Le preguntamos entre prisas lo que nos va a cobrar por llevarnos a 2 km. de allí. De hecho en el tema trasporte uno de los consejos que te doy es que SIEMPRE PREGUNTES ANTES LO QUE TE VAN A CLAVAR POR LLEVARTE Y SIEMPRE NEGOCIES. Recuerda que eres blanco y eso no lo puedes esconder y como mas cerca de las ciudades estás mas tu bolsillo miran. En cuestión este taxista no nos concreta nada, subimos igualmente. Nos lleva a la comisaria.

La verdad es que la comisaria era digna de una cámara oculta.  Dentro de una misma sala había unos
Fíjate en el pelo de cabra colgando
5 policías a medio vestir, y cuando digo a medio vestir es que uno tenia medio uniforme y la otra en chándal, el otro iba con el uniforme y las chanclas en lugar de las botas, incluso los había con zapatillas de ir por casa. El taxista insistió en esperarnos, pero no se esperó en el taxi, se sentó con nosotros en unas sillas a esperar que nos atendieran por que estaban muy ocupados haciendo te en un hornillo que tenían en el suelo. El jefe repantigado en un sillón, miraba atentamente una televisión de pantalla plana enorme que tenían en la sala colgada de la pared por que estaban emitiendo un desfile de modelos. Había a su lado un señor con una chilaba que no paraba de reírse y hablar, pero no tuve claro nunca si era policía, un
Desayunos increíbles
amigo o un detenido. El taxista inclusive nosotros también terminamos tomando té, pues no puedes negarte. Y ten en cuenta que del mismo baso beben cómo 3 personas.

El jefe nos pide que nos acerquemos, nos pregunta en francés delante de todos que es lo que queremos declarar. Le decimos lo sucedido, mientras otro chico a su lado redacta algo parecido a una nota hecha a mano. El jefe nos pregunta si somos marido y mujer, sí, como lo lees. Asentimos, pues no queremos problemas. Obviamente no estamos casados.
Terminamos de declarar y nos dice así de voz que nos avisaran si encuentran nuestro teléfono, jajaja. Le pedimos una copia pues tenemos que entregarla a nuestro seguro.
Entre dos chicos, con un ordenador, redactan la nota tecleando con la ayuda de un dedo (imagínate la rapidez) y envían a imprimir la nota a otra sala paralela. Bien, parecía que nos la estaban imprimiendo con una prensa de antaño, por que el proceso nos llevó casi dos horas.

Las ventanas abiertas de par en par, el aire acondicionado a todo meter,... ya ves, un cuadro hij@.

En el tiempo de espera me dio tiempo a ver gracias al desfile de modelos de la televisión, los cánones
de belleza en Senegal. Es curioso por que las mujeres son voluptuosas como casi todas las mujeres de esta piel, lucían bubús, que son los trajes regionales de su país, pero atención, salían pintadas a pistola como si fueran de tez blanca. Sí, lo que lees, las pintan y de negras pasan a blancas. Y es raro, muy raro, ver a una mujer de estructura africana vestida de africana pero blanca. En Senegal eres mas guapa según el color mas o menos claro de tez que tengas, hazte una idea, las mujeres allí compran productos para aclararse la piel, aquí sin embargo, buscamos productos para oscurecerla.
Respecto al cuerpo, cómo mas curvaturas tienes, mas belleza albergas. Suelen usar pestañas postizas, pero tan largas aveces que casi no pueden abrir los ojos. También usan peluca, pero esto a pie de calles también, es muy frecuente su uso y igual vas por la calle andando y se la quitan por el calor y la llevan colgando en la mano como si nada.
El maquillaje es un gran aliado, pues, las mujeres senegalesas no se depilan, no por que no quieran, sino es por creencias religiosas y culturales, no se depilan (en general) entonces lo que hacen es maquillarse el exceso de pelo.
Encontrar jabón para cabello también es complicado, incluso en las tiendas especializadas en belleza, en las que tampoco al 100% encontrarás pinzas de depilar, ni bandas ni nada de nada. Tráelas desde tu país de origen.

La misión de toda mujer en Senegal es llamar la atención o ahuyentar los mosquitos (ya no lo sé) ya sea con pestañas, con maquillajes con pelucas o con lo que sea. Y esconder lo que en Cuba llaman "pelo malo" y esconder con ello sus orígenes. Lo de esconder sus origines por desgracia es patente, en sus cánones de belleza y en sus tiendas, en las cuales puedes encontrar secciones de ropa senegalesa y luego otra de ropa europea. Eso sí, toda senegalesa que se precie va de punta en blanco, conjuntada a la perfección y limpia, aunque tengan que saltear la basura para llegar de su casa al mercado. Ellas tienen la enorme carga de aparentar ser algo que no son, incluso aparentan tener un origen distinto e incluso una raza, pero ellos, ellos no tienen ningún tipo de carga pues no tienen obligaciones de cumplir con un canon de belleza concreto.

Terminamos el capitulo "chiste" de la comisaria y el taxista nos lleva de nuevo al aeropuerto que te recuerdo, esta a 2km. Íbamos por el corto trayecto hablando de que teníamos que darle propina al taxista, por haberse esperado sin habérselo pedido. Pero tanquil@, él ya se lo tenia cobrado. ¡Pues resulta que nos pidió 25.000 francos! ¡Una barbaridad para 4 km! Y recuerdo que aunque le insistimos en que se fuera él se quedó. Aquí, para que no te pase lo mismo debes tener en cuenta dos cosas, por una parte que SIEMPRE DEBES DE PACTAR EL PRECIO ANTES DE SUBIR y por otra que LOS TAXIS DE AEROPUERTO TIENEN LA CUOTA FIJA DE 7.000 FRANCOS POR 45 KM. saca tu mism@la conclusión. Vamos que nos quería cobrar a 38,11 Euros los 4km. pero 10 km. son unos 10 Euros.¡Venga va! Nada, concluyo y asumo que siempre en todos mis viajes vamos a tener problemas con los taxi de aeropuerto, ya que en un viaje a Bulgaria anterior, nos pasó muy parecido.
Vale que soy blanca o bueno blanca tampoco, soy medio marrón de hecho, parezco más marroquí que española, pero sea como sea no me llamo Bankia y nadie esta pendiente de mi rescate. :D
Le explicamos que no vamos a pagarle este precio, bueno, este robo, mejor dicho y la respuesta de él fue señalar amenazante a un guardia del aeropuerto que andaba por allí diciendo que iría a hablar con él, cosa que nosotros mismo le animamos a hacer e incluso le pedimos que lo trajera. Y fue, pero no creo que le dijera nada de esto por que el guardia miró al suelo y no vino. Y entonces en vista de que tenia las de perder y que al final tal como pintaba la cosa no iba a cobrar nada nos pide que subamos de nuevo al taxi por que nos va a devolver a la comisaria para dejarnos allí. Supongo que lo que pretendía, ya que parecía caer bien en la comisaria, era enfrentarnos con algún amiguito suyo allí y jugando con el tiempo extorsionarnos en la comisaria como estaba haciendo allí a pie de aeropuerto. Pues en la puerta del aeropuerto siempre teníamos escapatoria, pero una vez fuera y en una comisaria no.

Nada, le digo que no me subo a ningún lado, que bajo las maletas pues si se van con él lo denuncio por robo pues tenia la matricula de su taxi memorizada (falso), que no nos puede obligar a subir, por que es un secuestro y que al final voy a decir que ya le he pagado y como no hay forma de demostrarlo se va a quedar con una mano delante y otra detrás. Fin de mi paciencia hij@. Al final se queda con 2000 francos y le pedí que me diera las gracias, pues no lo valía.

Sobretodo en las ciudades te llagas a cansar de que te vean como un monedero andante.
En el baño del aeropuerto me topo con una conocida, Nati, la médico que estaba en en la Isla de Mar Lodj. Regresa a Madrid para ver a sus hijos, y sueña con darse un baño también después de no se cuanto tiempo que dice que ha estado de cooperante en Senegal.

Sin mas incidencias, subimos al avión, veo cómo me alejo de esta tierra y de pronto un gran sentimiento de tristeza me invade es como si un trozo de mi se hubiera quedado allí, en África.

En el próximo y ultimo capitulo sobre este gran viaje te espera mi conclusión final. ¿Será buena o mala?

Un saludo,



Yhasmina

martes, 11 de diciembre de 2018

Arroz salvaje con gambitas

Ingredientes

Mixto de arroz con arroz salvaje
1/2 Calabacín
Champiñones
Gambitas peladas congeladas
1 Pizca de sal
Aceite de oliva virgen extra

Proceso

1. Cortas los champis y el calabacín y dorarlos junto con las gambitas peladas en una sartén con un poco de aceite de oliva virgen extra. Si es necesarios en lugar de seguir echando aceite puedes añadir agua para que se terminen de cocinar

2. Cocer el arroz a parte mientras tanto.

3. Juntamos todos.

4. Regamos con algo de aceite de oliva y añadimos una pizca de sal.

¡Listo!



Un saludo,

Yhasmina

miércoles, 5 de diciembre de 2018

martes, 4 de diciembre de 2018

Penúltimo día, de Toubab Dylor a Guereo y de Guereo a Toubab

¿A dónde van los residuos en Senegal? ¡Sigue leyendo!

Hoy he dormido francamente bien, de esos sueños que te dejan como nueva. El dueño de la casa nos
Guereo
ha despertado con un desayuno espectacular, creo que nunca he desayunado mejor, él mismo será el que nos acerque al aeropuerto mañana.

Me da pena tener que dejar estos mangos aquí, si hij@ sí, los voy a añorar tanto como a las puestas de sol.

Hoy, como la cabra tira al monte, nos hemos aventurado a subir montaña arriba, eso si, sin perder de vista el mar, en la montaña había muchos refugios, como si fueran testigos de una guerra de antaño, no tenia mas miedo a otra cosa que a que me saliera una serpiente, pero no, nunca vi ninguna.Tampoco pájaros, al menos no en esa montaña en la que se comentaba que se solían ver muchos de bastantes variedades, aunque cierto
Guereo
es que la noche anterior ha llovido bastante y quizás por eso influya. Ha llovido tanto en cuestión de minutos que parecía que Dios estuviera moviendo un teleducha encima de la habitación y por suerte, aunque seguíamos sin puerta en el baño, en este no había ni goteras ni hormigas en la habitación.

Andando por la montaña llegamos sin pensarlo a otro pueblo, este no turístico, Toubab tampoco lo es demasiado, pero sí algo mas. Guereo. En Guereo son mayoritariamente musulmanes, y no cristianos como en el pueblo vecino en el que dormimos.

Lo primero que hemos visto es una extensa playa y toneladas y toneladas de basura, sí, basura.
Perro y montaña de residuos al fondo
Algunos perros sin dueño andaban por ali buscando cangrejos amarillos, los niños jugaban descalzos en esa misma playa llena de residuos, en el mar bañaban a las cabras y los olores de por allí eran irreconocibles. Claramente a parte de que pienso que al no saber que hacer con sus propios residuos los mueven de un lado para otro dejando libres las zonas mas visitadas para la foto y castigando los poblados aledaños, el mar se traga también porquería y luego se la devuelve.

Residuos
Decidimos volver a Toubab de nuevo pero esta vez por la playa, entre las rocas.

Al volver se me ha acercado un pobre caballo, buscaba algo de atención, quizás debía ser de las pocas personas que lo había acariciado durante toda su vida. Estaba lleno de garrapatas, pero muy a mi pesar, no me dejaban facturar en el aeropuerto.

Pues nada en el aproximo capitulo ya nos vamos de vuelta a casa, pero incluso en el ultimo minuto nos tenían que pasar cosas, por eso terminamos en una comisaria de policía. ¿Te vienes?

Playa de Guereo


Un saludo,

Yhasmina